Mónica Lavín



Subiendo por el majestuoso Paseo de Gracia en Barcelona, se llega a la Fundación Antoni Tàpies. Una casa imponente, tres plantas, un Tàpies con sus tierras y abstractos, esas cruces negras salpicadas aquí y allá, su homenaje al anarquista Salvador Puig, el armario. Una retrospectiva veloz y sintética de 1947 al 2001. Uno de esos espacios que van bien con el que los visita por sus dimensiones y su silencio y porque no hay esas largas filas como en La pedrera de Gaudí o el Picasso en el Barrio Gótico de esta ciudad marina y arbolada. Para la memoria, el encuentro con El calcetín: la escultura que corona una terraza interior del museo. A Antoni Tàpies le fue pedida una pieza para el lobby del Museo de Arte de Cataluña durante la efervescencia renovadora y el lustre olímpico de 1992. El propuso el calcetín de malla agujerada que ahora se mira en el centro de esta terraza de trancas de madera. Su proyecto fue rechazado y hasta el año pasado finalmente colocado en el espacio que colinda con las terrazas de las otras casas antiguas. ¿Y por qué un calcetín? Se trata de poner en el centro un objeto cotidiano, y no cualquiera.   El calcetín de Tàpies está hecho de malla metálica muy fina, y las rasgaduras emulan la fragilidad del tejido que cede al paso del tiempo. Es un calcetín usado, es el calcetín que se zurce –como solían hacerlo madres y abuelas con aquel huevo de madera del costurero- o se tira. El calcetín cómplice de la piel, el que media entre la rudeza del cuero del zapato y nuestros pies. Cobija, amortigua y viste nuestro andar. Hay en el calcetín blanco de Tàpies, en su gastado aspecto y su relleno de cable negro rizado una dignidad que conmueve. Nos lleva a las cosas cotidianas, a lo más cercano. Como lo hace también la exposición de la planta baja de La Pedrera: El arte de comer que ha montado la CataluynaCaixa y que subraya la relación del arte y la comida en el transcurso del tiempo; que no sólo se limita al arte visual expuesto sino a conferencias, a exhibición de fragmentos de películas (Los fogones del cine), al performance como La Fête de la Cuisine, Aromas o al ciclo de Poesía gustosa en voz de ciegos y escuchada a oscuras entre breves degustaciones. Aquí se miran bodegones aún olorosos al sudor de la liebre perseguida en la caza, salpica el rojo lagrimeo de la granada que revienta, y es tersa la cerámica blanca de los sobrios bodegones de Zurbarán; un siglo XVII es llevado a la mirada del modernismo con los bodegones cubistas de Juan Gris y Pablo Picasso, las manzanas de Cezanne son homenajeadas desde el siglo XX y el pop art que estrena Hamilton hace una oda al tostador en su célebre cuadro de metálico reflejo (transformó el entorno doméstico de tal manera que la existencia del tostador en casa es una de las variables de los instrumentos de mercadotecnia para saber a qué sector de la población se están dirigiendo). Me entero de búsquedas de los años setenta cuando el rumano Daniel Spoerri, célebre por sus “cuadros trampa” donde conservaba las mesas de los comensales tal cuál quedaron (que producen en el espectador –yo- una sensación de desagrado y curiosidad), abrió la galería Eat Art Gallery en Düsseldorff, Alemania o el proyecto en el SOHO neoyorquino del grupo Anarchitecture que abrió el restaurante Food para hacer de la preparación de la comida un performance crítico. El detonante de esta exposición fue la invitación al chef Ferran Adriá a participar en la Documenta 12 del año 2007, reconociendo la emoción estética y la invitación al diálogo que sus creaciones culinarias han provocado desde elBulli a sus nuevos espacios. Barcelona ciudad culinaria, ciudad que renueva la mirada.

Al rallador metálico que Mona Hatoum saca del cajón de la cocina y vuelve biombo de tres lienzos y al calcetín solitario y digno de Tàpies en la terraza de Gracia, añado los libros y las rosas que hoy día de Sant Jordi se intercambian en esta ciudad como objetos para halagar el íntimo regocijo.  

Publicado en El Universal/Dorar la píldora/ 23.04.2011
www.monicalavin.com  


Etiquetado en: Sin Etiqueta 
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy
femdom-mania.netshemale-fans.com